Un eclipse sobre Salamanca

Hace mucho tiempo los eclipses y demás fenomenología celeste volvían del revés la ciudad.
 
¿Y tú qué has hecho en el último eclipse de sol?
 
Yo apenas hice caso al sol...
 
Y además, hace tanto que no miro las estrellas, que perfectamente me podrían haber sobrevolado haciendo cabriolas una flota entera de naves extraterrestres sin que me hubiera dado ni cuenta…
 
Así de apegados al suelo caminamos algunos; con las narices bien metidas en el asfalto que pisamos no vayamos a tropezar, que con la de baches que nos salen al camino cualquiera se arriesga…, ¿no…?
 
Darnos cuenta de esto y que empiece a protestar el astrónomo pequeñajo que llevamos por dentro es todo uno. Porque, el que más y el que menos, lleva desde niño un astrónomo dentro.
 
A ese astrónomo niño los salmantinos de antaño lo liberaban más.
 
El 30 de agosto de 1905, Salamanca despierta decidida a disfrutar un eclipse parcial de sol. El redactor de El Adelanto –con no poca guasa– explica el revuelo charro “por la afición que el público salmantino tiene a los espectáculos gratuitos”.
 
Eclipse Adelanto 31081905)_1_1

Desde muy temprano, en las proximidades de la plaza Mayor el kiosquero Barazal – muy popular entre los salmantinos de entonces– anuncia a voz en grito El Libro del Eclipse. A cambio de una perra chica todo el que quiera puede saber de “las guerras y crímenes que ocurrirán”...
 
Las vecinas se juntan en grupos a charlar del tema del día. Unas culpan del eclipse al gobierno. —Muy bien hecho. Los gobiernos de España siempre andan metiendo la pata y ningún sopapo sobra— Otras, menos entusiastas de la política y de espíritu más filosófico, atribuyen el eclipse “al cansancio del sol”.
 
Charras y charros van proveyéndose de tal cantidad de cristales ahumados que el periódico afirma que las ventas de cerillas y vidrios se disparan en la ciudad.
 
El día, que había amanecido espléndido, se va cubriendo de nubes. El ánimo de los salmantinos ensombrece hasta que alrededor de las once y media se abren los primeros claros en el cielo. A tiempo de que los salmantinos desplieguen al sol toda clase de artilugios y estrategias para sus exploraciones astronómicas.
 
En la plaza mayor, los que no disponen de cristales ahumados acechan el reflejo del eclipse en el agua de la fuente, que existió en aquellos jardines de la plaza.
 
En la Rúa, en la calle Toro, en la calle san Justo, en el Rollo, en los Caídos proliferan tubos, canalones y toda clase de inventos de cartón y engrudo:
“Lorenzo Sánchez había ahumado un cristal y le había colocado al extremo de un canalón con el que debía hasta contar los habitantes de la luna”.
El hojalatero Justo Álvarez coloca a la puerta de su negocio un trípode con un tubo de zinc, cristales ahumados en los extremos y un cartel en la parte superior escrito a mano con trazos gruesos: “Observatorio astronómico de la Real Cámara de san Justo”.
 
Eclipse Adelanto 31081905)_4 (1)

A la una del medio día se da por finalizado el eclipse. Tras haber echado unas risas al sol, los salmantinos vuelven a sus ocupaciones comentando las incidencias del eclipse, el descenso de las temperaturas y un “color peculiarísimo en algunos momentos”.
 
Hoy, que también ha habido eclipse, no sé yo si habremos podido pausar algo esta vida acelerada que llevamos, y darnos el tiempo – y el ánimo – de echar unas risas al sol, de contemplar un “color peculiarísimo” en la luz y de jugar a astrónomos en la calle…

BIBLIOGRAFÍA
 
El Adelanto. Diario de Salamanca: jueves 31 de agosto de 1905
Licencia Creative Commons Este obra de Laura Rivas Arranz está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.  

Comentarios

  1. Laura, buscando información sobre la calle del Ataúd llego a tu blog casualmente y me he quedado impresionada y encantada: leyéndote me leo a mí misma; leyéndote redescubro una ciudad a la que familiarmente estoy relacionada aunque tengo un pelín descuidada me temo y, sobre todo, leyéndote se me renuevan las ganas de escribir. Te enlazo desde mi blog y te sigo. ¡Claro que sí!

    ResponderEliminar
  2. Inma Cg, muchas gracias. Me alegra mucho que te guste lo que hay colgado por aquí!!! Gracias por dejar aquí tus impresiones. ¡Me voy a hacerte una visita! :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada