Historias del paseo de la estación. La casa abandonada. El Mercado del Ángel

¿Es un pájaro? ¿es un avión? ¿es un seto gigante?…

Envuelta en vegetación y cercada por un jardín asilvestrado y algo muerto, resiste en pie muy maltrecha la preciosa mansión del número 29 del paseo de la estación.

P9241253

Cuando yo era pequeña y pasaba de la mano de mi madre por delante de esta mansión, la miraba pensando que parecía recién salida de un libro de cuentos. Entonces no estaba en tan mal estado como ahora.

¿Hay algún salmantino que no haya sentido el poder de atracción de esta casa? ¿que no haya sentido la tentación de empujar las verjas del jardín, de recorrer ese caminito misterioso y estrecho que desemboca en la entrada de la casa, y de llamar a la puerta, respirando profundo mientras esperamos que nos abran?

Ya sé lo que me vais a decir. Que hoy hay quien ha saltado la verja, ha recorrido el caminito y ha okupado la mansión. Pero esa es otra historia. De lo que yo quiero hablar es de que la casita del paseo de la estación, sin estar recubierta de chocolate ni caramelo ni bizcocho, atrae irremediablemente al Hansel o a la Gretel que todos llevamos dentro. A lo mejor porque la casa del paseo de la estación esconde historias viejas entre la hojarasca.

La fecha de construcción de esta casa se ha localizado en torno a 1890. Y mantenerla en pie debería ser un objetivo importante de nuestro Ayuntamiento, porque la casa, además de su valor arquitectónico, es testimonio vivo del nacimiento y desarrollo del paseo de la estación.

Antes de esta casa el paseo de la estación ni existía.

En 1886 se construye la estación de ferrocarril. El caballo de hierro llega con ímpetu a modernizar estas tierras y a comunicarnos con el exterior (aunque a la vista de los aconteceres ferroviarios actuales, es un decir…) Los salmantinos se emocionan, quieren ver de cerca los trenes y pasean camino de la estación. Los visitantes que llegan a Salamanca pasan también por este camino, los coches de caballos también lo recorren para buscar y dejar pasajeros, y poco a poco el camino de la estación empieza a convertirse en una vía concurrida y de significación. Es el lugar perfecto para que un salmantino con posibles decida ubicar en ella su casa señorial.

La casa del número 29 fue de las pioneras, o a lo mejor la pionera. Su vecino, el palacio del Marqués de LLen, que sobrevive aunque quizá demasiado transformado…, no se construyó hasta diez años después.

El camino de la estación dejó de ser la nada, para convertirse en un paseo con árboles y casas a los lados cada una con sus trozos de jardín.

paseo de la estacin 1904
Paseo de la estación en 1904

Sí..., la foto de aquí encima es de un entierro. A quien le dé un poco de yuyu que no mire. Pero quien no tenga muchos reparos que se fije en la casa en segundo plano de la izquierda. O mucho me engaño, o ahí está reluciente y como nueva nuestra viejecita casa del actual número 29 del paseo de la estación.

P9241263

Desde el ático de la casa, ahora muy pero que muy maltrecho, seguro que había unas vistas estupendas.

Sus afortunados dueños verían relumbrar el flamante puente del ferrocarril que la prensa describía así:
Esta magnífica obra es de piedra, ladrillo y hierro […] Con iguales condiciones de oblicuidad y doble vía no existe en Europa más que otro puente como el del camino de la estación.
Se asomarían al mirador (antes precioso, hoy algo siniestro) y contemplarían primero el paso de los coches de caballos y más tarde de los coches a motor, moviéndose primero entre tierra y barro y más tarde sobre el adoquinado.

Y mientras, el paseo de la estación se iba llenando de negocios: una fábrica de jabones, una fábrica de fideos, algún bar.

Es posible que los habitantes de la mansión o sus criados hicieran la compra en el Mercado del Ángel. Abrió sus puertas en 1909 fruto de la iniciativa privada de un salmantino acaudalado y emprendedor, Ángel Borrego de Dios.

mercado del ngel

Paseo_de_la_Estacion
Mercado del Ángel a la izquierda

Estuvo situado a la entrada del paseo de la estación y la gente lo llamaba “el Mercado de la Alamedilla”. 

Entre columnas hexagonales se repartían 24 casetas para la venta. La planta alta tenía tres galerías en las que se distribuían 28 casetas. En cuanto al personal, además de un director-administrador, un oficial mayor para las oficinas, dos auxiliares, un conserje, cuatro mozos de aseo, dos serenos, un pregonero y subalternos, el Mercado del Ángel disponía también de seis criados y seis criadas para llevar las compras a domicilio.

Lo de las compras a domicilio a principios del siglo XX es una grandísima novedad de la que se hace eco la prensa. A continuación transcribo el párrafo que da la noticia (no voy a comentar el machismo del redactor, que encima de considerar que los señores no van a la compra se permite criticar a las señoras que no van… ) Era otra época, otra cultura, los tiempos del Arriba y del Abajo, los señores y el servicio.
Una señora de las que cuidan la compra diaria sin confiarlo todo al capricho de la criada que tiene en su casa, se acostumbra a ir al Mercado para enterarse de los precios que tienen las diferentes mercancías.
En una de estas visitas, encuentra algunos géneros que le gustan por su calidad o su baratura. La señora no necesita ir a casa a buscar la criada (con lo que perdería un tiempo precioso); llama a uno de los sirvientes y por una pequeña cantidad (10 o 15 céntimos), tiene quien le lleve a casa lo comprado.
La andadura del Mercado del Ángel no fue muy larga. El Ayuntamiento lo clausuró al poco tiempo de su inauguración por no cumplir determinados requisitos administrativos, que la prensa califica de “chinitas que se le van poniendo”.

La clave del asunto yo creo que hay que buscarla en la construcción del Mercado Central que se realiza a instancia del Ayuntamiento y con dinero público. Cuando en enero de 1909 se abre el Mercado del Ángel, la situación del Mercado Central es que está construido desde hace tiempo, pero nadie sabe aún cuándo empezará a utilizarse.

Al Ayuntamiento debió de molestarle mucho que la iniciativa privada se le adelantara y que le hiciera algo de sombra alquilando puestos a vendedores que podrían haber estado en el Mercado Central, y clausuró el Mercado del Ángel a primeros abril de 1909. Casualmente el mismo mes que abre sus puertas el Mercado Central en la plaza de la Verdura hoy plaza del Mercado.

El promotor del mercado del Ángel recurre la decisión del Ayuntamiento, pero ya se sabe que las batallas legales contra los súper poderes de las administraciones no suelen terminar bien. Lo siguiente que se sabe del mercado del Ángel es que en 1910 se anuncia en los periódicos que el edificio se pone a la venta.

No sé si se vendió o no, lo que sí sé es que en los años siguientes  el edificio de Mercado del Ángel sirve para la celebración de algún baile, para exponer maquinaria agrícola y más tarde como almacén de hierros.

En marzo de 1910, las notas de sociedad de El Adelanto informan, en la sección dedicada a los salmantinos que abandonan Salamanca:
Han salido:
Para la Argentina en una de cuyas poblaciones establecerá su residencia, nuestro particular amigo Don Ángel Borrego de Dios.
¿Sería el mismo Ángel Borrego de Dios que construyó el Mercado del Ángel? ¿algún hijo?
Al año siguiente, el periódico El Salmantino informa de la muerte de Ángel Borrego de Dios:
Ha fallecido en esta capital, el ex concejal del Excelentísimo Ayuntamiento, don Ángel Borrego de Dios,
El estado de pobreza en que vino a parar el finado, lo llevó con resignación y paciencia.
Dios Nuestro Señor haya recibido su alma en el cielo.

Una necrológica muy informativa. Resulta que Ángel Borrego de Dios antes de promotor del Mercado del Ángel fue concejal. No son más que especulaciones a raíz de lo que contaban los periódicos de aquella época, pero ¿pudo haber también alguna rencilla interna con sus ex compañeros de la corporación municipal para que fueran tan a saco contra él y le cerraran el Mercado?

angel borrego de dios

Ahí quedan las preguntas y la historia de un salmantino adinerado que arriesgó su fortuna en la creación de un mercado, y dos años después murió en la pobreza. Yo diría que hay material para una novela con mensaje kafkiano sobre alargadas sombras oscuras de las administraciones del estado…

El mismo año que abre y cierra el Mercado del Ángel, se produce un robo en una de las casas del paseo de la estación:
SUCESOS LOCALES
ROBO EN UN “CHALET”
[…]
El <<chalet>> deshabitado.
Como ya sabrán nuestros lectores, don Alfredo Moyano posee, en la avenida de Canals (paseo de la estación del ferrocarril), un lujoso chalet, señalado con el número 3, y en el que habita con su familia.
El señor Moyano, desde hace bastantes días, se encontraba acompañado de su distinguida familia, en el pueblo de Villar de Gallimazo, cercano a Peñaranda.
El chalet, pues, por ausencia de sus moradores, quedó deshabitado, y las llaves del mismo en poder de una antigua sirviente
[…]Hay que advertir que el chalet se halla rodeado, en su fachada principal, de una verja de hierro, y por los lados, de una pared de bastante altura. 

¿No recuerda mucho la descripción del chalet a nuestra mansión deshabitada del número 29 del paseo de la estación? ¿El número 3 de la entonces avenida de Canals y el número 29 del hoy paseo de la estación podrían ser la misma vivienda? Quizá no. Pero quizá sí.


El parecido con nuestra mansión abandonada no termina ahí, porque el artículo hace alusión a “La galería encristalada del piso principal”, detalle que también encaja con nuestra mansión:
La versión más verosímil, es la de que los ladrones penetraron en el domicilio del señor Moyano por la galería encristalada del piso principal, rompiendo de ésta unos ocho cristales.
Se ha observado que por los huecos que dejaron los cristales, al ser rotos, no cabe el cuerpo de un hombre, habiendo quien supone que se valieron los cacos de un niño, introduciéndole por referidos huecos, y encargándose después el chico de abrir las puertas vidrieras de la galería.
El robo resultó ser bastante siniestro:
En todas las habitaciones el desorden de muebles y objetos es completo, y muy especialmente en el salón-despacho del señor Moyano.
La mayor parte de los muebles, cómodas, armarios, etc., aparecen abiertos con fractura y como a golpe de hacha; los estuches donde se guardaban alhajas, se hallaron vacíos y en revuelto montón. […]
Junto a la cómoda que estaba cercana a una alcoba, se ha encontrado un hacha, con la que se supone que los cacos fracturaron los muebles.
Los ladrones se llevaron bastantes joyas y un buen montón de cubertería de plata.

Un posible  robo violento, no sería la única dificultad que la casa abandonada del paseo de la estación habría tenido que superar a lo largo de su existencia.

En agosto de 1905 descarga sobre Salamanca una tormenta terrible que causa numerosos daños en diferentes zonas de la ciudad. La narración detallada de la tormenta en los periódicos es por sí sola digna de otro post. Baste por ahora decir que los salmantinos pasaron unas horas de angustia afrontando situaciones desesperadas y peligrosas. En el paseo de la estación el agua alcanzó el metro de altura y la riada destruyó muchas casas:
Las casas números 11, 13, 15, y 17 […] aparecen completamente destruidas, habiendo quedado sólo en pie las paredes maestras.
Hay entre los escombros muchos muebles, ofreciendo inminente ruina dichos edificios.
Las casas números 19, 21 y 23, quedaron también derrumbadas, y en peores condiciones aún que las anteriores.


detalle galeria

La mansión abandonada del paseo de la estación resistió firme la envestida del agua. Igual que ha resistido firme el paso de los tiempos hasta llegar al siglo XXI.

Lleva muchos años abandonada a su suerte. Pero en los últimos dos o tres años ha pegado un bajón considerable. Dicen los periódicos que ha sufrido incendios y que por dentro la pobre mansión ha sido completamente saqueada.

Olvidada entre los arbustos de un jardín descuidado y sólo, los muros de la mansión guardan las historias viejas del nacimiento de un barrio.

P9241265

Guarda las historias viejas del despertar de una ciudad a la modernidad que nos trajo el tren. La mansión del paseo de la estación da testimonio de un pasado que ojalá sepamos proteger. 

BIBLIOGRAFIA
  • El Lábaro. 2 de enero de 1909
  • El Adelanto: 4 de agosto de 1905, 24de enero de 1908, 27 de mayo de 1909, 15 de marzo de 1910, 14 de agosto de 1911, 1 de febrero de 1913, 5 de noviembre de 1915, 3 de noviembre de 1921
  • El salmantino: 10 de abril de 1911, 27 de julio de 1911, 15 de enero de 1912
  • La concordia: 27 de mayor de 1898
  • Basílica teresiana: 15 de junio de 1904
  • El Progreso: 6 de de julio de 1884
  • El Castellano: 15 de enero de 1909, 19 de abril de 1909
  • Desarrollo urbanístico de Salamanca en el siglo XX. David Senabre López. Junta de Castilla y León 2002
  • Salamanca Ayer y Hoy II.
ENLACES DE INTERÉS:
Licencia Creative Commons Este obra de Laura Rivas Arranz está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.  

Comentarios

  1. Hola Laura.
    Veo que sigues en tu empeño de enseñarnos rincones de Salamanca y con una labor de documentación enorme.
    Felicidades por el trabajo.
    Un abrazo.
    Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jesús! Es que mi lado cotilla está muy entretenido leyendo en periódicos viejos historias de salmantinos de antes. ¡Muchas gracias!
      Saludos!

      Eliminar
  2. He disfrutado con esta entrega porque la historia real de la casa y el entorno parece de ficción. Ojalá, algún día los propietarios y el Ayuntamiento se planteen la rehabilitación de este lugar que todos los salmantinos tenemos en nuestra imaginación.Sería una forma de revivir esos tiempos gloriosos del paseo de la estación. Es curioso que todo lo referido al ferrocarril en Salamanca tenga ese aire de decadencia y de que el tiempo pasado fue mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Supongo que el paso del tiempo de algún modo nos vuelve a todos un poco de ficción. Ya lo decía Unamuno con aquello de los entes de ficción. Ojalá se pongan de acuerdo para rehabilitar la casa por lo preciosa que todos sabemos que es, y por toda la historia que representa. Mucha razón en lo que dices del ferrocarril salmantino y la decadencia. Más abandonados no podemos estar. Malos tiempos…

      Muchas gracias y Saludos!!

      Eliminar
  3. Laura: eres increíble. Me encanta redescubrir mi ciudad de tu mano!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lidia! Muchísimas Gracias!! Hay lugares de Salamanca que me gustan especialmente, y esta casa abandonada es uno de ellos. Ayer me llevé una alegría cuando vi que estaba en pie y en no tan malas condiciones como parecía.

      ¡Otro beso para ti! y otra vez gracias:)

      Eliminar
  4. Me ha gustado muuuuuucho...y ella sigue en pie!!..por cierto, he llegado a tu articulo a traves de una serie de fotos de "tu rincon preferido de salamanca" que esta en Facebook, cuando buscaba el "palacio Llen" que no tenia ni idea de como se llamaba...aqui te dejo una foto...

    https://scontent-mad1-1.xx.fbcdn.net/hphotos-xfp1/v/t1.0-9/11924773_955652924481395_4653220596903577358_n.jpg?oh=fbbf6de1f30e83c1436dff3f6027b8f1&oe=565D747E


    como salmantino, gracias!!! muchas gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la aportación, la foto es genial y no la conocía. Me alegra mucho que te haya gustado la entrada y gracias a ti por leer y por dejar un comentario!! Saludos!

      Eliminar
  5. Querida Laura, he leido tu articulo sobre la casa del Paseo de la Estacion.
    La conozco bien y conozco personalmente a sus duenos actuales.
    Pertenecio a un farmaceutico que es familiar mio, J. S.B. casado con Dna. Carmen, de Madrigal de las Altas Torres, y que residian en Madrid. Alli murio el matrimonio hace unos 15 anios y alli viven sus dos hijos, el y ella, ambos farmaceuticos tambien en Madrid, cada uno con farmacia propia, y que practicamente no pisan por Salamanca.
    La casa a la que aludes en tu articulo sobre el robo, no es esta, es otra...siento lo bello de la historia porque encajaria muy bien en este escenario, pero no se corresponde con la realidad.Intento solamente aportar algo de luz al tema.
    Es una pena, una enorme pena, para todos los que amamos la historia y somos salmantinos, ver como una joya arquitectonica de esta clase, esta abandonada por la incomprensible desidia de sus duenos, y su falta de interes. La posicion economica de ellos les permite arreglarla sin problemas, y hacer frente a su mantenimiento, pero no quieren...es como si renunciaran a un trozo de su propia historia familiar, sin ningun motivo, pues nada tragico ni nada malo paso alli, mas bien todo lo contrario, pues sus padres venian con frecuencia a pasar los veranos a Salamanca alojandose en el palacete.
    Creo que el Ayuntamiento esta haciendo bien en reclamar que se encarguen de ella sus legitimos propietarios, pero en todo caso si esto no fuera posible, ojala que puedan tomar algun tipo de medidas para que no se caiga del todo, y restaurarla usandola para el disfrute de todos los salmantinos, pues merece la pena conservar este trozo de historia de nuestra ciudad.
    Lo unico que pido si alguien tiene a bien leer estas lineas, es que el magnifico lilero que rodeaba la tapia, pueda volver a florez en todo su esplendor, otorgandonos de nuevo ese olor violeta que era el buque insignia de esta casa.
    Hace masde un siglo, su primera propietaria trajo lilas del sur de Francia despues de un viaje a esas tierras porque la enamoro su olor, y las planto en el jardin de su casa, sin saber que mucho tiempo despues esa marana violeta seria el mejor tesoro de su propiedad, y el que todos recordamos siempre cuando pasamos por alli.
    Por favor, no borren ese olor de mi memoria, y de toda la memoria colectiva salmantina, que tantos buenos ratos hemos tenido a paseando a la sombra de ese lilero en flor.Gracias.
    Un saludo afectuoso, y enhorabuena por tu interesante blog.

    ResponderEliminar
  6. Se me olvidaba comentarte que en la puerta de hierro de verja de la casa estan grabadas las iniciales del propietario que mando construirla. Si puedes por favor hazle una fotografia, me gustaria poder verla, y yo ahora estoy lejos de Salamanca para acercarme a hacerla personalmente.Se que es un engorro y no tengo ningun derecho a decirlo, pero si te paseas por la ciudad y en un momento coincides por alli, a mi me encantaria!
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  7. Kolibri, muchas gracias por tu interesante comentario. Hace bastante que no paso por delante de esta casa pero en algún paseo me acercaré por allí. no me he fijado nunca en esa inscripción que dices que hay, así que como buena curiosa :D pasaré a echar un vistazo algún día de estos. Si puedo saco foto. Gracias por leer y por dejar aquí la información que tienes. Saludos y bienvenid@ al blog!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Laura. Es un placer pasear por tu blog
    Por cierto ya me he descargado tus libros. Espero leerlos pronto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien! Pues cuando los leas me encantaré conocer tu opinión de las novelas. En vista de las críticas argumentadas que has hecho de algunos de mis cuentos de verdad que me gustaría mucho saber qué te parecen las novelas. ¡Muchas gracias por querer dedicar tu tiempo a leerlas! Saludos :)

      Eliminar
  9. Que miedo.
    Con la cantidad de veces que he pasado por allí y no lo sabía.
    Para la próxima vez me fijaré y me acordaré de estas historias tan escalofriantes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario